En estas semanas lo único de lo que se habla es de “el regreso a clases”, “la lista de útiles” “compra de uniformes”, “matriculas”, “movilidad” etc. Me acuerdo que esa época me encantaba porque te compraban “casi todo” nuevo, aún recuerdo el olor a nuevo de los cuadernos recién forrados…qué nostalgia 😉

Aún cuando queda todo marzo, lo cierto es que las vacaciones terminan la otra semana. Álvaro entrará a Pre-Kinder (Early Years como le llaman en su colegio) y Alejandro regresa al nido para su último año.

La verdad es que tengo sentimientos encontrados frente a este gran paso de Álvaro en su vida. Creo que la que tiene los nervios y miedos soy yo porque a él, hasta ahora, lo veo de lo más tranquilo!!

Lo cierto es que el colegio ya no es como el nido, es una nueva etapa! Ya no lo podré acompañar todos los días hasta la puerta de su salón! Desde ya se me caen las lágrimas de la pena. Por suerte Alejandro que aún va al nido jajaja
Por otro lado me pongo a pensar como lo tomara Álvaro, él sabe muy bien que va a ir al colegio y le encanta la idea! Pero no sabe que en el nuevo salón al que va a ir, no va a encontrar a todos los amigos del nido. Llorará? Se sentirá cómodo? Le gustará? Se divertirá? Comerá toda su lonchera? Sabrá ir al baño sin incidentes?



Qué podemos hacer para que los chicos (como el mío) que pasan al colegio o que empiezan una nueva etapa (los que van al nido por primera vez) vayan mejor preparados?

Les dejo algunos tips que como mamá he practicado y me han ayudado (si tú tienes alguno se agradecerá tu aporte):

· Antes del primer día de clases, involucra a tu engreído con las cosas relacionadas al inicio de clases. Lo común es que los papás vayan acompañados de sus hijos para que escojan su lonchera o mochila. También puedes ir con él para que se pruebe el uniforme. Cuéntale como se llamara su miss, con que amiguitos se encontrara o que nuevos amiguitos conocerá.

· Tener hermanos en el mismo nido o colegio le dará más seguridad. Es una ventaja y le dará más seguridad saber que su hermano estará en el mismo sitio y que en algún momento podrán verse.

· Conversar con tu engreído haciéndole entender, de manera divertida, que en el colegio o en el nido aprenderé cosas nuevas y que será muy entretenido.

· Si tu engreído quiere llevar algo que lo familiarice con su casa, permite que lo lleve, para que así se sienta más cómodo.

· El primer día de clases acompáñalo al colegio (sería bueno que lo lleves tú), ve hasta su aula y comparte un tiempito con él, esto la hará sentir cómodo.
· Despídete de él con una sonrisa y de forma cariñosa. No te vayas a escondidas porque esto hará que el niño se sienta abandonado.



Transmitirle siempre seguridad y confianza, no debemos demostrar temor al dejar a nuestros hijos porque ésto solo generara inseguridad en nuestros engreídos. Y si tu engreído llora y sientes que aún no se llega a adaptar a este nuevo cambio, seamos comprensivos con ellos porque el llanto y la angustia pasarán J

Ya les contaré en otro post como me fue en el primer día de clases J

Mónica.